TORTITAS

Tortitas (Pancakes) – RECETAS

Pocos desayunos hay tan famosos como unas ricas tortitas. Son archiconocidas en gran parte del planeta. Diversos son sus nombres así como la forma de cocinarlos: tortitas (España), pancakes (mundo anglosajón), blinis (Rusia y países eslavos), plaki zieminiaczane (Alemania, elaborados con base de patata), panqueques (sudamérica)… y la receta es facilísima.

Las tortitas son protagonistas en los desayunos de miles de escenas de películas y series. Esos desayunos cuanto menos copiosos, en los que se te van los ojos. Personalmente, mi pasión por las tortitas nació de una de esas películas que ves de crío una y otra vez y otra vez. Matilda, película basada en el libro homónimo de Roald Dahl. Aquí tenéis la escena, aviso que si la veis corréis el riesgo de ir corriendo a la cocina a preparar esta receta.

¿Parecen deliciosas verdad? Pues ahí va la receta.

Ingredientes:

– 1 vaso de leche
– 1 vaso de harina
– 2 huevos
– una pizca de sal

Procedimiento:

Separamos las yemas de las claras de huevo. Montamos éstas a punto de nieve y reservamos.
Batimos las yemas de huevo, la leche, la harina y la sal. Cuando tenemos una masa homogénea añadimos las claras de huevo haciendo movimientos envolventes para evitar que el aire que hemos añadido al montar las claras de escape (de esta manera no es necesario añadir levadura a la receta).

Ponemos la sartén al fuego, más bien alto aunque no al máximo. Echamos un poquito de aceite de oliva o mantequilla para engrasar la sartén y, con la ayuda de un papel de cocina, pintamos toda la base de la sartén.

Vertemos un poco de masa en la sartén. Debido a la densidad de la masa ella sola se deslizará en la sartén formando un círculo.

Cocinamos durante un par de minutos, volteamos y las dejamos un minuto más.

Y ¡listo!. Tendremos un riquísimo desayuno (o merienda) que hará las delicias de los más pequeños (y de los más grandes, ¿para qué nos vamos a engañar?). La cantidad de cosas con las que podemos acompañar este plato depende sólo de la imaginación de cada uno. Dulce o salado, estarán de muerte igualmente.